Arde la polémica por visita de presidenta de la UDI a Jair Bolsonaro

El fiscal nacional Jorge Abbott libró de la destitución exigida por el Frente Amplio. Siguen surgiendo voces que cuestionan la iniciativa gubernamental que compromete a empresarios en la superación de la pobreza.

La Presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, sostuvo su añorada reunión con Jair Bolsonaro. Desde Brasil dio algunas entrevistas y encontró (fíjate) que el tipo era lo máximo, y tan entusiasmada estaba con el futuro presidente de Brasil que ella se declaró feliz-feliz de que Chile -así se lo dijo Bolsonaro- sea el primer país que visitará apenas se ponga la banda. Eso dijo al menos la senadora: que apenas se convierta en presidente de Brasil visitará Chile. Como era de esperar, dijo que, independiente de la mirada que uno pueda tener de Bolsonaro, el tipo será Presidente de Brasil, país con el que podremos firmar un tratado de libre comercio.  A propósito: Bolsonaro se declaró admirador de Sebastián Piñera, pero aún así surgen voces en Chile Vamos que se declaran contrarios a la idea de estrechar vínculos con ese tipo de derecha.

El que está feliz porque libró limpio de polvo y paja es el fiscal nacional Jorge Abbott, luego de que la Corte Suprema, de manera unánime (17-0), desestimará la destitución solicutada por los parlamentarios del Frente Amplio. Era un poco obvio. Es sabido que los poderes en Chile no son muy buenos para hacerse olitas.  Abbott sigue dolido porque lo trataron de "defensor de ricos y poderosos", ya que sus detractores (que no son pocos) sostienen que llegó a dirigir el Ministerio Público sólo para evitar que los políticos y empresarios vinculados a casos de financiamiento ilegal de la política fueran condenados o pisen la cárcel. En paralelo, el que ahora la pasa mal es el contralor Jorge Bermúdez, quien vio cómo la Corte de Apelaciones dejó sin efecto su decisión de remover a la subcontralora Dorothy Pérez.

Otra cosa que tiene para largo es "Compromiso País", el plan de gobierno que compromete a los grandes empresarios en la lucha contra la pobreza. Hay un referente en esta materia que ha expresado sus dudas: Benito Baranda, qujen ve riesgos de "farandula" y "vanidad" en esta iniciativa. Hay otros que son más lapidarios: para que armar tanto show si sólo basta con que esos empresarios paguen salarios decentes, que no contaminen, que dejen de coludirse y que no corrompan a políticos en beneficio propio, y que, por último, no evadan el pago de impuestos, cuya reforma propuesta por el gobierno sigue ganándose detractores, como acaba de hacer el decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, José de Gregorio.

En otro plano, la comisión de Minería de la Cámara de Diputados aprobó la expropiación de empresas del litio.

RELACIONADOS