Chile arde: saqueos y atentados incendiarios obligan a decretar toque de queda

Un verdadero terremoto social se vive a lo largo del territorio. En lo sucesivo, acorralado por las circunstancias, el Presidente Piñera no tuvo más remedio que suspender el alza de la tarifa del transporte público.

Con militares en las calles, en medio de enfrentamientos y desmanes, con estado de excepción, entre saqueos cada vez más generalizados y nuevos ataques incendiarios al Metro, estaciones de bencina, supermercados y farmacias que suman y suman detenidos, que de por sí había quedado a muy mal traer con las protestas del viernes... es cosa de mirar las imágenes que ha dejado esta jornada de protesta, que dejó la quema de un vagon del Metro en la estación Elisa Correa de la Línea 4.

El caos en la capital se extiende a las regiones, donde también se registraron desórdenes masivos en contra del empobrecimiento de la población, la precariedad y el encarecimiento de la vida. Lo más sorprendente es la pérdida del miedo a las instituciones armadas. Hasta la ONU expresó su preocupación por el estallido social en Chile.

En suma, el Presidente Piñera, acorralado por las circunstancias y criticado por su manejo de la peor crisis social en los 30 años de democracia, no tuvo más remedio que salir a revertir el alza en la tarifa del transporte público y luego, el general de zona a cargo Javier Iturriaga, anunció toque de queda para garantizar la seguridad y restablecer el orden público en horas de la noche. El clima es de mñaxima tensión, es algo nunca antes visto. 

RELACIONADOS