Echaron al obispo Eduardo Durán de la Iglesia Metodista Pentecostal

En otro plano, designan a fiscal que investigará al fiscal Emiliano Arias, mientras que el gobierno presentó su ansiada reforma a la salud. Se inició juicio contra descuartizadores de profesor en Valparaíso.

La Iglesia Metodista Pentecostal echó con viento fresco al obispo Eduardo Durán. No le aguantaron lo de la separación y anuncio de casorio con la que era su amante, así que quince pastores se reunirán este miércoles en Chillán para decidir su futuro. En tanto siguen apareciendo antecedentes respecto a sus holguras y lujos, lo que lleva a algunos a pedir que, de una vez por todas, se le cobre impuestos a las iglesias con fines de lucro.

En otro escándalo nacional, el ya famoso "Desastre de Rancagua", se supo de otro e-mail que compromete al fiscal Emiliano Arias en orden a permitir que zafara el síndico Herman Chadwick. Porcierto, ya hay un fiscal que investigará a Arias: es el controvertido fiscal regional de Antofagasta, Alberto Ayala, a quien se le señala como supulturero de las investigaciones en casos de financiamiento ilegal de la política. Curiosamente Ayala pidió el sobreseimiento de los fiscales Arias y Moya (este último acusó al primero de los cargos que se le investigan) en la causa por la querella que Natalia Compagnon interpuso en contra de ambos.  Tan morado se ha puesto este caldo que hasta el gobierno pone su ingrediente: se supo que está apurando su reforma para la designación de fiscales.

Y el gobierno finalmente presentó su reforma a la salud, y la verdad es que para muchos resulta inquietante que las isapres estén bastante conformes con el texto, lo que dejaría entrever que no se verían tan perjudicadas. En lo medular, la reforma da cinco años para terminen los multiplanes y amplía la cobertura de Fonasa, cuyo director aseguró que esto no implicaría un aumento en la cotización. Al mismo tiempo, el gobirno enviará una ley corta para reformar la Ley Antiterrorista.

En la región de Valparaíso se inició el juicio contra los todavía presuntos asesinos del profesor Nibaldo Villegas, cruelmente muerto y descuartizado por su exesposa, Johanna Hwernández, y su amante, Francisco Silva. Ella declaró primero y le echó toda la culpa al segundo. El otro hizo exactamente lo contrario.   

Y para concluir, se supo que sobre el denoninado "zorrón de Malasia" podría pesar una orden de captura internacional por haberse fugado de ese país del sudeste asiático en circunstancias que estaba con orden de arraigo.   

RELACIONADOS