El hijo de Piñera reconoce haber sido socio en empresa que negoció con el Estado

El Presidente Piñera apeló al patriotismo para sumar votos en apoyo a su reforma previsional. Nuevos antecedentes vinculan al fiscal Moya con inteligencia de carabineros. Mineduc se mete en un lío por uso de foto de niño-actor.

Aunque se apresuró en desmentir la información, Cristóbal Piñera Morel sí integraba la empresa tecnológica Hopin cuando firmó contratos con organismos del Estado. Tres contratos en total. Si esta polémica en sí misma no fuera suficiente para afectar el discurso "meritocrático" del gobierno, ahora se supo que hasta el amigo y socio de Piñera Morel, un tal José Tomás Daire, sobrino de la ministra de Educación, Marcela Cubillos, también participó de la gira presidencial a Asia y que también fue parte de la reunión de sostuvo el mandatario con los líderes tecnológicos chinos.  Mala cosa para el gobierno, que, como es obvio, salió a defenderse de estos nuevos antecedentes. Mala cosa.

A propósito de Marcela Cubillos: entérate del tremendo forro en que se metió el Ministerio de Educación por el uso de la fotografía de un niño-actor en un correo electrónico de apoyo al proyecto "Admisión Justa". El papá se tiró en picada por el uso abusivo e inconsulto de su imagen y anunció acciones legales por considerar que el Ministerio se pasó para la punta. Mala cosa.

Otra mala cosa: el Presidente Piñera apeló al patriotismo para que los diputados opositores apoyen en sala la idea de legislar la reforma al sistema de pensiones. Críticas al por mayor le llovieron desde la oposición por el tono populista de su discurso.  Otra mala cosa: la manipulación de datos en el INE. El ministro de Economía, José Ramón Valente, compareció ante la comisión respectiva de la Cámara. A la salida no quiso referirse a la participación de su hijo en una gira ministerial por Europa.

Otra mala cosa: las víctimas de abusos de los maristas se reunieron con el administrador eclesiástico Celestino Aós. La reunión fue un desastre

La teleserie "El desastre de Rancagua" ayer vivió otro espeluznante capítulo. ¿Se acuerdan del capitán Leonardo Osses, el carabinero que estuvo a cargo de la operación Huracán? Ese mismo echó al agua al fiscal Sergio Moya de haberlos alertado del allanamiento que realizaría la PDI a la unidad de inteligencia de la Araucanía, lo que les permitió borrar información importante. ¡Tchan! 

¿Y qué tiene que ver esto con el desastre de Rancagua? Pues que salieron a flote las viejas relaciones entre Moya y la Dipolcar, por una parte, y de Emiliano Arias con la misma unidad de Carabineros y también con el ahora ministro del Interior, Andrés Chadwick... El mundo es un pañuelo. Lo grave es que Moya habría sabido de que Carabineros espiaba ilegalmente a la Fiscalía de Temuco y prefirió morir en la rueda.

En tanto, la jueza Dobra Lusic la tiene cada vez más difícil de cara a su posible ascenso a la Corte Suprema. Ahora hasta los senadores UDI no saben si apoyarla. ¿Traería costos esta fallida nominación al Gobierno y a la oposición? Hoy se vota su postulación en la cámara alta.

Otra polémica en educación a propósito del proyecto Admisión Justa: el papá del niño-actor 

RELACIONADOS