Ganó Bolsonaro y ya empezaron algunos políticos chilenos a colgarse del fenómeno

estupor causó testimonio de joven que denunció abusos por parte de un cura que habría sido protegido por Raúl Hasbún. Emotiva despedida brindaron los habitantes de Quintero y Puchuncaví a activista muerto en extrañas circunstancias.

Jair Bolsonaro estuvo a un paso de ganar en primera vuelta, y eso le ha abierto el apetito a varios en la derecha chilena. Entendiendo que la micro puede ir hacia allá también en Chile, José Antonio Kast salió a felicitar la elección mayoritaria del electorado brasileño y Manuel José Ossandón, siempre con su notable olfato y sentido de oportunidad, derechamente alabó la figura del candidato ultraderechista y, de paso, execró al Partido de Los Trabajadores, el partido de Lula y Dilma que, al mismo tiempo, es la plataforma que respalda la candidatura de Fernando Haddad. Dato: Bolsonaro también se impuso en Chile.

En tanto la comunidad de Quintero-Puchuncaví, en pie de guerra por la crisis ambiental-sanitaria que afecta a ese sector del litoral, brindó una emotiva despedida a Alejandro Castro, dirigente sindical de los pescadores y activista en la lucha por impedir el funcionamiento de empresas contaminantes en la zona, fallecido en extrañísimas circunstancias (dice que fue "suicidio") la semana pasada. Al mismo tiempo todavían dan vueltas las palabras del obisbo Francisco José Cox, quien, desde Alemania, simplemente dijo que no tenía nada que hacer  ni decir respecto de las graves denuncias de abuso sexual que pesan en su contra. En este mismo tema se conoció del testimonio de un ex acólito que denunció haber sido víctima de abusos por parte del cura Jorge Laplagne, y de cómo el cura Raúl Hasbún nada hizo para protegerlo de esos ataques pese a estar al corriente de esa denuncia.

Y en nuestra sección "Cosas importantes pero que pasan siempre coladas" les presetamos esta información: incertidumbre económica registra el tercer nivel más alto del año, de tal modo que todos debemos ir moderando las expectativas pues, a juzgar por las cifras y las opiniones de los que saben, tampoco será un año muy luminoso en lo económico.  A propósito: ¿Sabes quién ganó el Nobel de Economía? Paul Romer, el mismo ex economista del Banco Mundial que denunció la manipulación de cifras para perjudicar el informe sobre Chile durante el gobierno de Michelle Bachelet, denuncia de la que luego se retractó.  

Finalmente está Evo Morales, el presidente de Bolivia, quien parece desesperado por atenuar los costos que impicó su jugada apuesta en el fallo de la Corte Iternacional de Justicia de La Haya. Ahora no sólo apuntó contra la élite chilena (que querría desestabilizar su régimen), sino que volvió a emprenderlas contra el organismo., al punto que insiste en que enviará una carta para exponer las contradicciones que dice encontrar en el fallo. 

RELACIONADOS