McCartney, Piñera, Bachelet, Bolsonaro... personajes de un movido miércoles

El inglés tocó y cantó a estadio lleno en el Nacional, hasta donde llegó el Presidente, quien se comió dos rechiflas enormes. Bachelet da lapidario informe contra Maduro y se enciende la polémica por visita de Bolsonaro. El Espíritu Santo se apareció en Conce.

Pasó en Santa Juana, Concepción. Pasó en un colegio subvencionado de evangélicos (es decir, que recibe plata de todos los chilenos). Fue ahí donde el Altísimo, el Omnipotente, el mismo que creó al mundo en seis días y al séptimo descansó (entenderás que una pega así debe ser muy extenuante), se manifestó a través del Espíritu Santo. Cómo, te preguntarás. ¿Se abrió el cielo? ¿Ardió una zarza? ¿Aparecieron unas tablas con mensajes grabados por una cuña divina? No señor, no señora: se manifestó de la única manera posible: un grupo de niños empezó a sufrir convulsiones y desmayos en el recreo, hablando en lenguas (no sabemos si era el arameo o el castellano antiguo de Paty Cofré)... Un hecho que causó conmoción en Chile y que motivó una investigación por parte de las autoridades

A propósito de evangélicos. Se dice que están atenti al lupo por una resolución del Servicio de Impuestos Internos que los obligarían a transparentar sus ingresos. ¿Se acaba la luna de miel entre el gobierno y estos cultos protestantes? 

Bueno. Anoche (acá en Chile) fue el recital de Paul McCartney. Como todo el mundo sabía, el Presidente Sebastián Piñera asistiría al igual que sus ministros. No le fue muy bien. Mira cómo fue recibido al entrar al estadio.

Y no fue todo. Paul McMartney lo "vendió" un rato después al pedir un saludo para el Presidente. A Piñera le fue más o menos así:

Y aquí desde otro ángulo:

Ya. Vamos al tema del momento: Bolsonaro. El canciller Roberto Ampuero criticó con dureza a los presidentes de la Cámara y el Senado por restarse de comida en honor al presidente brasileño. Otro que estaba asaz indignado era su símil chileno, José Antonio Kast, quien no se guardó nada en redes sociales.

Definitivo: los concejales de oposición anunciaron que irán por la cabeza de la alcaldesa Virginia Reginato por su desastrosa gestión económica en la Municipalidad de Viña del Mar, mientras que, en otro plano, sus técnicos siguen encontrando insuficiente la oferta del ministro de Hacienda, Felipe Larraín, que les hizo a efectos de sacar adelante la reforma tributaria. Y ya que hablamos de cuestiones económicas, entérate de las razones que llevan a muchos parlmentarios de oposición a rechazar la firma del TPP 11 en el congreso, idea que empuja la Cancillería desde la Direcon.

Oye, resulta que Soprole, que está bajo control de la neozelandeza Fonterra, acusó el impacto de la campaña que llamaba a comprar lácteos nacionales. Tan mal le ha ido que incluso no descartan marcharse de Latinomérica. 

RELACIONADOS