Nueva polémica por correos de ministra de Educación en favor de "Admisión Justa"

En otro plano, conozca del nuevo capítulo en el cahuín que se vive en el Ministerio Público. Filtran gestiones de Dobra Lusic en favor del operador John Campos para que asuma en una notaría.

La ministra de Educación, Marcela Cubillos, vuelve al centro de la noticia. ¿La razón? Resulta que abundan las denuncias de personas que acusan a su cartera de enviar correos con spam en apoyo del controvertido proyecto "Admisión Justa". Ella salió a defenderse. El texto es señalado como paradigma de la victimización, ya que la secretaria de estado acusa una obstrucción legislativa por parte de las fuerzas opositoras.

Más problemas para la magistrada Dobra Lusic, candidata del gobierno para integrar la Corte Suprema. Ahora filtraron conversaciones y gestiones de la jueza en favor de John Campos, a quien promueve para dejarlo a cargo de una notaría. El vocero de la Corte Suprema, Lamberto Cisternas, le quitó todo el piso a la idea de Lusic de "regular a la prensa".

Y en el cahuín llamado "desastre de Rancagua" hoy le llevamos otra noticia importante: revelaron correos entre el investigado Sergio Moya y la Fiscalía Nacional para preparar el interrogatorio de Michelle Bachelet por el caso Caval. Es más: el abogado de Arias aseguró que la Fiscalía preparó un interrogatorio bastante blando. Mientras tanto avanza la investigación contra el suspendido fiscal de O'Higgins, Emiliano Arias, y empiezan a surgir denuncias de tratos vejatorios por parte del fiscal Campos, quien investiga la arista penal en las acusaciones contra Arias. El senado analiza una reforma al Ministerio Público después de todo este escándalo.

En otro plano, el Servicio de Impuestos Internos reevaluó en casi 400 millones de pesos la casa del Presidente Piñera en Caburgua, bastante más de los 12 millones con que figuraba en los registros.

Y en materia política, resulta que el diputado del PS, Manuel Monsalve, lanzó la idea de constituir una oposición "ciherente sin la DC". La respuesta de la Falange, obviamente, no fue de las más cariñosas. 

 

RELACIONADOS