Organizaciones de migrantes y gobierno se enfrentan por férreo control a venezolanos

Los migrantes creen que este gobierno realiza una admisión arbitraria. En otro plano, el exministro de Economía José Ramón Valente dijo que lo echaron porque no aceptó ser populista.

El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, se refirió a la crisis de venezolanos varados en la frontera norte, y lo hizo luego de llegar desde esa zona en una gira relámpago. En lo medular, Ubilla dijo que un país como Chile tiene límites para la inmigración, desaconsejando una política de puertas abiertas ya que no habría ni la infraestructura ni los servicios para absorber un aumento tan significativo de residentes extranjeros.

La embajadora reconocida por el gobierno, Guarequena Gutiérrez, pidió flexibilidad para los refugiados de su país pero reconoció que el país tiene el derecho a fijar una política migratoria restrictiva. La Coordinadora de Migrantes acusó al gobierno de asumir una actitud discriminatoria y arbitraria hacia los migrantes que llegan a los pasos fronterizos. El problema se ha ido agudizando al punto que ya hay ideas para encarar este fenómeno a nivel regional:

En otro plano, la Corte Suprema verá finalmente si la ministra Romy Rutherford actuó dentro de la legalidad cuando procesó al excomandante en jefe del Ejército Humberto Oviedo, mientras que el ministro de Hacienda, Alberto Espina, reconoció el enorme daño que esta situación provoca para la imagen de la Institución. 

¿Saben quién habló después de varias semanas de silencio? El exministro de Economía José Ramón Valente, quien sostuvo que su salida del gobierno pasó porque no aceptó actuar de modo populista como algunos le sugirieron, aunque declinó precisar quiénes le recomendaron hacer tal cosa.  

RELACIONADOS