Piñera sale de su mutismo y propone que militares cuiden "infraestructura crítica"

Polémica por enfrentamiento entre trabajadores del Mall La Dehesa y vecinos-clientes. Continúa la polémica por actuación policial desde que se produjo el estallido social.

Habló Piñera, cuya figura se ha visto sumida en la irrelevancia después de que pasara a segundo plano con el acuerdo parlamentario en el tema constitucional. Y sirprendió a todos anunciando un proyecto de ley para que los militares cuiden "infraestructura crítica" sin que tenga él que decretar estado de excepción.

En fin. Sabemos que Amnistía Internacional dejó como chaleco de mono al Estado de Chile por las respuestas de las Fuerzas Armadas y de Orden en la gestión del estallido social. En simple, hay una violación sistemática de los derechos humanos. Obviamente que el gobierno respondió con indignación, y hasta las Fuerzas Armadas levantaron la voz escribiendo un comunicado conjunto que, dicen algunos, es pura deliberación indebida d eun poder que, se supone, está sujeto al control civil. Pero bueno... salió el ministro de Defensa, Alberto Espina, diciendo que él visó este comunicado

Y d enuevo otra polémica, porque el Gobierno afirmó que la ONG no pidió antecedentes oficiales, cosa que Amnistía desmintió mostrando la documentación que avala la realización de esa solicitud. Recogiendo cañuelas, el gobierno decidió crear una comisión asesora en DDHH.

El problema es que no sería el único informe lapidario. La misión de la ONU que visitó Chile, y que se apresta a entregar su propio informe, dijo que recibieron testimonios "perturbadores".

MIentras tanto, continúan las denuncias contra funcionarios de Carabineros que atacan a brigadistas de la Cruz Roja que atienden a los heridos en las manifestaciones. Claro que la policía uniformada se defiende. El general de la Zona Metropolitana Oeste, Enrique Bassaletti, salió conuna curiosa analogía que le valieron tantas críticas que al final tuvo que ofrecer disculpas. Y otra cosa de antología: los carabineros que taparon sus identidades con apodos en Concepción lo hicieron porque temían amenazas, y por ende dijeron que no los sancionarían. 

De todos modos, Carabineros calificó de "violenta" la noche de este viernes, especialmente en Santiago, donde volvieron a quemar un mall en Quilicura. Hubo siete cuarteles atacados.

A propósito de malls, mira lo que ocurrió en el Portal La Dehesa, donde, como está ocurriendo en todos los malls del país, los trabajadores protestaron por la "normalización" de la vida en circunstancias que el transporte público no funciona de manera normal. En esta oportunidad, sin embargo, los rabajadores fueron insultados por los clientes y vecinos del sector. 

RELACIONADOS