¿Qué se teje en Chile? Evangélicos, Javiera Blanco, los salmones...

Los protestantes intensifican su lobby contra la Ley de Identidad de Género, la ex ministra está siendo investigada por cuatro contrataciones en Gendarmería, pescadores artesanales dicen que empresa les quiere pagar más para abultar su captura de salmones fugados de un centro de engorda. Ah... Fantasilandia se mudaría a San Bernardo.

La cosa está que arde entre los evangélicos a juzgar por la brutal ofensiva orientada a evitar que los senadores de Chile Vamos voten a favor de la Ley de Identidad de Género. En eso los protestantes de segunda ola no se andan con chicas: dejaron claro que no sólo dejarán de votar por ellos en las próximas elecciones, sino que además les desearon las penas del infierno si concurrían con su voto en favor de una iniciativa nefasta, pecaminosa...

Denuncian que la salmonera Marine Harvest intenta pagarles para que declaren una captura mayor de salmones fugados, de tal manera de evitar la clausura de la concesión que tiene la empresa en isla Huar, Región de Los Lagos, en cuyo centro de cultivo y engorda se escaparon casi 700 mil ejemplares a comienos de julio.

La pasan mal los pescadores artesanales de esa zona. Otra que lo pasa mal es la ex ministra de Justicia Javiera Blanco, consejera del CDE,  quien es investigada por la Fiscalía Centro Norte por cuatro contrataciones en Gendarmería ordenadas en 2016

Una nota especial: Fantasilandia, el tradicional parque de entretenciones capitalino, dejaría el Parque O'Higgins para instalarse muy cerquita, en San Bernardo, justo donde caba el conurbano. Aunque dicen que será para mejor, como para mejor sería la idea del senador de Evópoli, Felipe Kast, de construir cerca de 250 mil viviendas sociales a menos de tres cuadras del Metro de Santiago, que es lo que permitiría dar una solución habitacional a miles de familias que, ante tan marcado déficit, están obligados a residir en campamentos expuestos a sufrir incendios como el registrado en Calama, donde ardieron más de un centenear de casas del asentamiento informal "Frei Bonn".   

A todo esto, enun hecho que se va haciendo cada vez más recurrente, Correos de Chile reconoció la filtración de tarjetas en su casilla virtual de Miami

RELACIONADOS