Revuelo provoca video de sargento acusado de matar a Camilo Catrillanca

En la grabacion, diseminada por las redes sociales, asegura que él y sus compañeros fueron obligados s mentir sin precisar identidades de los oficiales comprometidos ni aclarar cuáles fueron las mentiras. Crece pesimismo empresarial por perspectivas económicas en el gobierno de Piñera.

Extraño, sorprendente, desconcertante... Sobran los calificativos para la grabación del ex sargento del GOPE de Carabineros, Carlos Alarcón, imputado como autor del disparo que terminó con la vida de Camilo Catrillanca, que fuese divulgado a través de las redes sociales en las postrimerías de este domingo.

 

Las preguntas obvias: ¿Quién o quiénes les obligaron a mentir?  ¿Eran civiles u oficiales de Carabineros? ¿En qué mintieron? ¿es que también pretenden ocupar el rol de víctimas considerando una hipotética cultura de guerra  y desprecio racista concebida desde el Estado contra el pueblo mapuche? Cosas que tendrá que aclarar la investigación, la que comienza a arrojar resultados interesantes. Sin ir más lejos, un exprefrecto reconoció "errores" en el primer informe  sobre los hechos que culminaron con el homicidio del comunero.  

Fue un domingo movido, a pesar de todo. En la UDI, por ejemplo, se tuvo que posponer en 14 días la elección de la directiva por problemas en la plataforma electrónica.

En materia económica, la desconfianza y el pesimismo comienzan a instalarse en el mundo empresarial  por primera vez desde que se inició el segundo gobierno de Sebastián Piñera, cuya ministra de Educación, Marcela Cubillos, vuelve a ponerse en el ojo del huracán luego de que proponiera restituir el "mérito académico" en los procesos de selección escolar.

Para el cierre, una noticia curiosa: la extraña chilenización del conflicto social que enfrenta al movimiento de los chalecos amarillos con el gobierno de Emmanuel Macron. Juzgue usted a partir de los rayados que dejaron los manifestantes luego de tomarse el Arco de Triunfo.

 

RELACIONADOS