¿Somos tan grises los chilenos? ¿Qué explica ese carácter reservado?

¿Es cierto que somos más reservados que nuestros hermanos latinoamericanos? Sin duda un tema interesante, cuya discusión ayudará a entender mejor la idiosincracia de nuestro país.
Domo Mural del Pueblo de Santa Olga en la Región del Maule. Fotografía: Chichichi Lelele

Dicen que somos discretos, tímidos, retraídos y en extremo reservados, al menos en primera instancia. Dicen que somos buenos para mantener cierta distancia con extraños y forasteros, una distancia que sólo el tiempo se encarga de acortar.

Dicen que es una seña de nuestra identidad nacional, algo que nos distingue respecto de nuestros hermanos latinoamericanos que se caracterizan por su carácter extrovertido, ruidoso, a ratos exuberante, cosa que resulta muy llamativa para los chilenos que se han marchado a vivir a los países de la región.

La discreción es un fenómeno del que hemos tomado conciencia ahora que vemos a muchos latinoamericanos radicándose en Chile. ¿Es verdad que somos grises? ¿Es malo que seamos un poco grises? ¿Qué lo explica? ¿Es posible y necesario que esta singularidad cambie? Un tema para el debate, cuyas respuestas contribuirán a entender mejor a ese país que llamamos Chile.  

 

RELACIONADOS

Esa extraña pasión del pueblo chileno con el rock

Esa extraña pasión del pueblo chileno con el rock

Hay estudios que indican que los rockeros son personas más inteligentes, que tienen cerebros plásticos y mayor apertura musical a otras tendencias y estilos musicales. También hay ciertas mediciones (no estudios, sino mediciones) que dan cuenta de la raigambre del rock y del metal en Chile, el país más rockero y metalero de Latinoamérica. ¿Qué podría explicar esta pasión chilena por el rock duro?

Esa vieja costumbre chilena de segregar

Esa vieja costumbre chilena de segregar

A menudo se dice que este fenómeno está muy enraizado en Chile, más que en cualquier otro país de Latinoamérica. Los expertos denuncian este hecho por su nocivo impacto en las potencialidades de desarrollo. ¿Qué nos hace segregar por clases sociales? ¿Es posible revertir este fenómeno?